Portada NZ Guía básica sobre la legalización de la marihuana recreativa en Nueva Zelanda

Guía básica sobre la legalización de la marihuana recreativa en Nueva Zelanda

Gema Chacon

Nueva Zelanda se debate entre el sí y el no, a un mes del referéndum nacional para la legalización de la marihuana recreacional, con el que el Gobierno de Ardern busca regular el consumo, producción y distribución de esta droga. 

Proyecto de ley para la legalización de la marihuana en NZ

El próximo 17 de octubre Nueva Zelanda someterá a votación la legalización de la marihuana recreacional, una de las sustancias psicotrópicas más consumidas del país. Sin ir más lejos, el gobierno de Jacinda Ardern estima que el año pasado más de 590.000 neozelandeses adquirieron cannabis o productos derivados, un claro indicativo de que la legislación actual no funciona. 

El hecho de tratarse de un producto ilegal hace imposible controlarlo y reducir sus daños. El propósito del Proyecto de Ley de Control y Legalización del Cannabis es implementar estos controles, desde la semilla hasta la venta, «esto lo hará más seguro y ayudará a los neozelandeses a reducir el uso nocivo con el tiempo”, de acuerdo a la web oficial del Gobierno.

El proyecto de legalización, que avanza a paso firme, ha dividido al país entre detractores y defensores, y ha llenado las calles de la capital de mensajes a favor y en contra. De acuerdo a una encuesta de Horizon Research, encargada para Helius Therapeutics y publicada en el diario Stuff el 12 de septiembre, las fuerzas a favor y en contra están codo con codo al 49,5% cada una; el 1% restante son aún votantes indecisos. Entre tanto ruido, parece necesario saber qué se está votando y cuáles serán las consecuencias del resultado.

» ¿Qué se vota realmente? 

El referendo, basado en un proyecto de ley,  someterá a votación únicamente la legalización de la marihuana recreacional, pues la de uso medicinal es legal en el país desde abril de este mismo año. El proyecto aboga por regularizar el proceso de producción, suministro y consumo de cannabis. El objetivo final de este proyecto es trazar un marco normativo y educar en el uso de cannabis para  “reducir el daño derivado de su consumo en personas, familias y comunidades”, de acuerdo a la web oficial del gobierno.

» ¿Quién podría consumir cannabis si se aprueba el proyecto?

El proyecto de ley, que busca reducir el consumo entre adolescentes, propone legalizar el consumo entre personas mayores de 20 años. Cualquier menor de 20 años que se encuentre en posesión de cannabis no será condenado, por el contrario recibirá una respuesta en línea con el objetivo del gobierno; educar en salud y consumo responsables – que bien podría ser una charla educacional o algún tipo de trabajo social.

El proyecto de ley también especifica que no se podrá suministrar cannabis a personas intoxicadas o “dañadas” por el consumo de marihuana. Estas deberán esperar a que los efectos de la droga pasen para poder comprar más.

» ¿Cuánto cannabis se podría consumir?

En caso de que se aprobase, cada consumidor mayor de 20 años podría adquirir hasta 14 gramos de flores al día (o su equivalente), exclusivamente en establecimientos con licencia del gobierno.

El cultivo para uso propio también se legalizaría y cada consumidor podrá tener hasta dos plantas en casa, que deberán estar fuera de la vista del público o ser inaccesibles desde un área pública. En aquellos hogares en los que haya más de un consumidor, podrá haber un máximo de cuatro plantas cultivadas.  

» ¿Dónde podrá consumirse?

El proyecto de ley para la legalización del cannabis recreacional establece que se permitirá el consumo de cannabis en hogares privados y locales con licencia específica; no podrá consumirse en lugares públicos, ni en vehículos estacionados en la vía pública. 

» Empaquetado y promoción

Uno de los aspectos más relevantes del proyecto es el referente al empaquetado de productos derivados del cannabis, ya que el principal objetivo del Gobierno es educar al público para disminuir los daños asociados, por lo que todos los productos deberán estar adecuadamente etiquetados. Esto significa que deberán indicar la equivalencia del producto al límite de compra diaria, el porcentaje de THC y de CBD, además de una lista de los ingredientes que lo componen y sus cantidades. 

Además, en todos los puntos de venta deberá haber mensajes sobre los daños de consumir cannabis y para la reducción de los mismos, así como información sobre los servicios de apoyo.

La promoción es otro de los aspectos fundamentales cubiertos por el proyectos de ley. El Gobierno busca limitar la visibilidad pública del cannabis, por lo que la promoción de productos que lo contengan, estará totalmente prohibida. 

» Cuestiones económicas

Sin duda uno de los puntos más llamativos del proyecto de ley es el económico ya que a pesar de ser una sustancia prohibida, el cannabis mueve grandes cantidades de dinero de forma fraudulenta. El marco normativo elaborado para su legalización establece impuestos y controles económicos sobre todos los productos y  propone destinar parte de los impuestos recaudados a programas de educación y salud

De acuerdo a dos informes en profundidad encargados por el Ministerio de Justicia y emitidos por el Business and Economic Research Limited (BERL), la legalización de la industria del cannabis podría emplear alrededor de 5.000 personas y generar impuestos por más de 1.1 mil millones de dólares al año. 

Esto no es todo: actualmente la persecución de delitos asociados a la marihuana supone un gran costo policial, estimado en más de $200 millones de dólares y más de 330.000 horas de trabajo. Su legalización permitiría a las fuerzas de seguridad del Estado centrar sus esfuerzos en otro tipo de crímenes más graves. 

Artículos relacionados

Comente