Portada OcioGastro ¿Qué es el vino rosado y cómo se hace?

¿Qué es el vino rosado y cómo se hace?

Maria Lucia Thomas
vino rosado

Imagen: kaboompics.com

El vino rosado es aquel que no cae en categoría de tinto ni de blanco; esta en el medio de ambos, a veces más cercano a un extremo que al otro.

Para lograr esto, el elaborador o enólogo, habilita las pieles de las uvas de elaboración de tintos a mantenerse en contacto con su jugo por el tiempo que crea adecuado, teniendo en mente siempre el color final que desea obtener: salmón, frambuesa, pomelo, piel de cebolla, durazno, etc. A diferencia del vino tinto, que su maceración suele darse en tiempos que pueden extenderse por semanas y ocurrir junto con la fermentación, en un vino rosado, este proceso sólo durará unas horas, luego las uvas serán removidas.

En cuanto al tipo de uvas a utilizar para su elaboración, un vino rosado se obtendrá a partir de cualquier uva que ofrezca color en sus hollejos (generalmente tintas). Algunas se utilizan más que otras, como lo son el Cabernet Sauvignon, el Syrah, el Merlot y el Pinot Noir; en la gran mayoría de los países productores se tienen en cuenta estas cepas. 

También, en forma más particular de cada país, existirá el uso de otras uvas para completar el abanico de posibilidades. Por ejemplo, en Argentina, el Malbec; en Italia, el Anglianico; en Francia, el Grenache; en España, el Tempranillo; y en Estados Unidos, el Zinfandel.

Pero, ¿cómo ocurre este proceso de volver a las uvas tintas en materia prima para la obtención de un vino rosado?

Métodos de elaboración del vino rosado

vino rosado

Imagen: cuatropasos.es

Los tres tipos de elaboración de este estilo de vino son los siguientes:

Maceración

Este estilo, como fue mencionado al comienzo de este post, es el más utilizado en la actualidad. Las pieles de uvas tintas son dejadas en contacto con su jugo y luego retiradas para que el mosto entre en fermentación libre de las mismas y los componentes polifenólicos (taninos y antocianos tan característicos del vino tinto y que no se quieren en el vino rosado). La cantidad de tiempo que pasen las pieles en contacto con el jugo de fermentación se verá reflejado no solo en la intensidad del color final, sino también en la sensación  que producirá después en boca y su perfil aromático. 

Sangría

Este tipo de vino rosado se obtiene a partir de la elaboración primaria de un vino tinto. En un tanque de fermentación, las uvas ya han sido puestas a macerar, y, luego de un corto tiempo de contacto, parte de ese jugo de fermentación «liviano» se drena “por sangría” y es volcado en otro tanque para luego convertirlo en vino rosado.  El jugo que queda en el tanque original se vuelve así bastante más concentrado que si la sangría no se hubiese realizado. De este tipo de elaboración se obtienen dos vinos: uno tinto y uno rosado.

Blend

Este es, probablemente, el método menos utilizado en la actualidad. Un vino rosado elaborado a partir de este método se produce al agregar una pequeña parte de la elaboración de un vino tinto en un tanque de vino blanco. Así, el color vira levemente hasta la obtención del vino rosado (se utiliza solo un 5%).  

Perfiles del vino rosado

vino rosado

Imagen: Sergio Souza

El vino rosado es un gran abanico de posibilidades y puede ser disfrutado por cualquier paladar que guste del vino; es muy versátil. Algunos proponen mayor frescura, acidez, y jugosidad en boca, con aromas que tienden más a la fruta que se encuentra en vinos blancos – como es el cítrico, y frutas de carozo –, mientras que otros ofrecen notas más relacionadas con el vino tinto – frutos oscuros y rojos como ciruela y frutilla –, suelen ser redondeados con aromas más golosos.

Frescura del vino rosado

Más allá del perfil que elija cada paladar como predilecto, la frescura en un vino rosado es algo que no puede faltar. Su nervio y estructura depende de ella y es lo que, en primera instancia, hace un vino rosado apetitoso y fácil de tomar.

Aquí hago un paréntesis para aconsejar siempre observar su añada. ¿Qué quiero decir con esto? que, en general, cuanto más joven sea el vino rosado mejor; esto porque el suave tinte que se le da, producto de las pocas horas de maceración con sus pieles, hace que se vuelva más propenso a la oxidación y esto es algo que no queremos en un vino.

Cuanto más limpio, y menos intervenido esté un vino rosado, mayor será su elegancia y su sencillez. Es por esto que no se encontrarán fácilmente con vino rosados que hayan sido elaborados en barricas de roble. 

Acompañamiento

vino rosado

Imagen: goodfood.com.au

Por último, y no menos importante, el acompañamiento.

Quizás sea el vino más perfecto para disfrutarse solo; bien fresco, evitando que todo sabor externo le saque el protagonismo. A su vez, uno de los vinos más versátiles a la hora de hacer un acompañamiento con comida: platos livianos, a base de pescado y pollo, comida asiática, tapas, picadas con fiambres y quesos, alguna pasta con salsas frescas, e incluso una exquisita y simple pizza rebosante de queso.

Artículos relacionados

Comente