Portada SociedadCultura El verdadero señor de las moscas: lo que sucedió cuando seis niños naufragaron durante 15 meses

El verdadero señor de las moscas: lo que sucedió cuando seis niños naufragaron durante 15 meses

Javier Yebenes

Todos tenemos un maestro en nuestra niñez o adolescencia que nos marca para el resto de nuestras vidas, en mi caso, tuve la fotuna de tener como maestro a Vicente De Moya Juan, que desde muy pequeño incitó en mí el interés por la lectura, el teatro, la filosofía y la política. Cuando digo «desde muy pequeño», me refiero a dirigir nuestro propio periódico semanal con 8 años, escribir ensayos de filosofía con 10 y representar teatro sobre la diversidad e integración con 12.

Una de esas experiencias que marcó mi niñez, fue ver la película de «El señor de las moscas» con apenas 11 años. Hoy en día cualquier padre o madre protector pondría el grito en el cielo. ¡Qué locura! Una película en la que mueren 3 niños y se muestra lo más oscuro del ser humano. Recuerdo que alguno niños de mi clase lloraron al ver la película y, quizás, he elegido olvidarme de que a mi se me escapase alguna lágrima.

Esa película fue un punto de inflexión para mi en lo que se refiere al significado de la palabra humanidad, de lo que las palabras o las acciones más vanales pueden afectar a una persona y que el bullying, ya existía hace 30 años y era igual o más brutal que hoy en día, pero que era una cosa inaceptable.

William Golding escribió «El señor de las moscas» en 1951 y vendió decenas de millones de copias. Su obra fue traducida a más de 30 idiomas y aclamada como uno de los clásicos del siglo XX. En retrospectiva, el secreto del éxito del libro es claro. Golding tenía una habilidad magistral para retratar las profundidades más oscuras de la humanidad, que se recuperaba de uno de los momentos más sombríos que ha vivido la humanidad. Pero su novela fue una obra ficticia, pesimista, y basada en el principio de que el ser humano es egoista y salvaje por naturaleza.

el señor de las moscas foto de la película 1963

Imagen de la película El señor de las moscas (1963) de Peter Brook

El Verdadero Señor de las Moscas

El verdadero Señor de las Moscas comenzó en junio de 1965. Los protagonistas fueron seis niños: Sione, Stephen, Kolo, David, Luke y Mano, todos alumnos de un estricto internado católico en Tonga. El mayor tenía 16 años, el más joven 13, y tenían una cosa principal en común: estaban aburridos sin sentido. Entonces idearon un plan para escapar: a Fiji, a unas 500 millas de distancia, o incluso hasta Nueva Zelanda.

Solo había un obstáculo. Ninguno de ellos era dueño de un bote, por lo que decidieron «tomar prestado» uno del Sr. Taniela Uhila, un pescador que a todos no les gustó. Los niños tomaron poco tiempo para prepararse para el viaje. Dos sacos de plátanos, unos pocos cocos y un pequeño quemador de gas fueron todos los suministros que empacaron. A ninguno de ellos se les ocurrió traer un mapa, y mucho menos una brújula.

Nadie notó que la pequeña embarcación salía del puerto esa noche. Los cielos eran justos; solo una suave brisa agitaba el mar en calma. Pero esa noche los muchachos cometieron un grave error. Ellos se durmieron. Unas horas más tarde se despertaron con el agua cayendo sobre sus cabezas. Estaba oscuro. Levantaron la vela, que el viento rápidamente hizo trizas. El siguiente en romperse fue el timón. «Estuvimos a la deriva durante ocho días», me dijo Mano. «Sin comida. Sin agua.» Los muchachos intentaron pescar. Se las arreglaron para recoger un poco de agua de lluvia en cáscaras de coco ahuecadas y la compartieron por igual entre ellos, cada uno tomando un sorbo por la mañana y otro por la noche.

Luego, al octavo día, vieron un milagro en el horizonte. Una pequeña isla, para ser precisos. No es un paraíso tropical con palmeras ondulantes y playas arenosas, sino una enorme masa de roca que sobresale más de 300 metros del océano.  Esta isla hoy día se conoce como la isla de ‘Ata.

ata island el paisade de la verdadera historia de El señor de las moscas

Isla de ‘Ata en Tonga

Sobrevivieron inicialmente con peces, cocos, pájaros domesticados (bebieron la sangre y comieron la carne); los huevos de aves marinas fueron succionados en seco. Más tarde, cuando llegaron a la cima de la isla, encontraron un antiguo cráter volcánico, donde la gente había vivido un siglo antes. Allí, los niños descubrieron el taro salvaje, los plátanos y las gallinas (que se habían estado reproduciendo durante los 100 años transcurridos desde la salida de los últimos habitantes tonganos).

En estos días, ‘Ata se considera inhabitable. Pero cuandó llegó el Capitán Warner, marino australiano que los rescató, los muchachos habían establecido una pequeña comuna con jardín de alimentos, troncos de árboles ahuecados para almacenar agua de lluvia, un gimnasio con pesas curiosas, una cancha de bádminton, corrales de pollo y un fuego permanente, todo hecho a mano, con un viejo cuchillo y mucha determinación .

Los pequeños supervivientes llegaron a hacer fuego y mantenerlo vivo por más de 1 año.

Aquí lo más fantástico de esta historia. Los niños acordaron trabajar en equipos de dos, elaborando una lista estricta para el jardín, la cocina y la guardia. A veces se peleaban, pero cada vez que sucedía eso lo resolvían imponiendo un tiempo muerto. Sus días comenzaron y terminaron con canciones y oraciones. Kolo diseñó una guitarra improvisada de una pieza de madera flotante, media cáscara de coco y seis alambres de acero rescatados de su barco destrozado, y lo tocó para ayudarlos a levantar el ánimo. Y sus espíritus necesitaban levantarse. Durante todo el verano apenas llovió, volviendo a los muchachos desesperados por la sed. Intentaron construir una balsa para salir de la isla, pero se derrumbó en el oleaje.

Lo peor de todo, Stephen se resbaló un día, se cayó de un acantilado y se rompió una pierna. Los otros muchachos se abrieron paso detrás de él y luego lo ayudaron a volver a la cima. Colocaron su pierna con palos y hojas. «No te preocupes», bromeó Sione. «¡Haremos tu trabajo, mientras tú yaces allí como el Rey Taufa‘ahau Tupou mismo!»

el señor de las moscas foto de la película niños

Imagen de la película El señor de las moscas (1963) de Peter Brook

Finalmente fueron rescatados el domingo 11 de septiembre de 1966. El médico local más tarde expresó asombro por su físico musculoso y la pierna perfectamente curada de Stephen. Pero este no fue el final de la pequeña aventura de los niños, porque, cuando llegaron a Nuku‘alofa, la policía abordó el bote del Capitán Warner, arrestó a los niños y los metió en la cárcel. Taniela Uhila, cuyo bote de vela que los chicos habían «prestado» 15 meses antes, todavía estaba furioso, y había decidido presentar cargos.

Afortunadamente para los niños, su rescatador ofreció pagar por el barco del pescador a cambio de que los niños colaborasen con un proyecto televisivo para hacer su historia un film, y éstos fueron liberados.

El estado de ánimo cuando los niños regresaron a sus familias en Tonga era jubiloso. Casi toda la isla de Haʻafeva, con una población de 900 habitantes, había salido para recibirlos en casa. El Capitán Warner fue proclamado héroe nacional. Pronto recibió un mensaje del rey Taufa‘ahau Tupou IV, invitando al capitán a una audiencia. «Gracias por rescatar a seis de mis sujetos», dijo Su Alteza Real. «Ahora, ¿hay algo que pueda hacer por ti?» El capitán no tuvo que pensar mucho. «¡Si! Me gustaría atrapar la langosta en estas aguas y comenzar un negocio aquí ”. El rey consintió. Warner hizo que trajeran a los seis niños y les concedió lo que había comenzado todo: una oportunidad de ver el mundo más allá de Tonga. Los contrató como la tripulación de su nuevo barco de pesca.

Mientras que los muchachos de ‘Ata han sido enviados a la oscuridad, el libro de Golding todavía se lee ampliamente. Los historiadores de los medios incluso lo acreditan como el autor involuntario de uno de los géneros de entretenimiento más populares en la televisión de hoy: reality TV. «Leí y releí El señor de las moscas», divulgó el creador de la exitosa serie Survivor en una entrevista.

Es hora de que contamos un tipo diferente de historia. El verdadero señor de las moscas es una historia de amistad y lealtad; uno que ilustra cuánto más fuertes somos si podemos apoyarnos el uno en el otro. En el mensaje principal de las memorias del Capitán Warner se puede leer:

«La vida me ha enseñado mucho, incluyendo la lección de que siempre debes buscar lo que es bueno y positivo en las personas».

Fuentes: Libro «Humanidad» de Rutger Bregman | The Guardian

Artículos relacionados

Comente