Portada OcioArte Intermezzo Lunar

Intermezzo Lunar

Sola, ebria y devastada,

repite el espejo de miradas en la escarcha invernal

como las vísceras extirpadas (calientes todavía)

que harán de alimento a otro animal.

Espían y se ríen los truhanes subterráneos

repletos de barro primigenio

tesoro inédito que acaparan

y resguardan para la nueva era que ha de llegar…

el viento me invita sus secretos,

el viento a ráfagas lacerantes le revela a mis oídos

aquello que nadie puede escuchar.

Yo y esa cucaracha de carne ancestral,

(fluo ahora en pesticida)

miramos el mundo desde el mismo punto embalsamado…

Hay algo en ése matorral neuronal

que insiste en la existencia de cuerpos cósmicos afuera.

Sistemas y galaxias repletas de ése infinito

que ni el mayor éxtasis sináptico nunca jamás será capaz de procesar.

Tic tac

Tic tac

Las onomatopeyas cierran

y vuelven a iniciar sus ciclos vitales.

El tiempo es un detalle, neblina absurda,

no mata la injusticia anterior.

Lo indecible por el oprimido persiste,

es una verdad profana

que sobrevive moribunda respirando impunidad.

Ellos lo saben y añoran a rezos saltos cuánticos

que equiparen tan bárbara desigualdad.

Una suerte de intención

en el bombeo programado del corazón

se encapricha en cambiar el centro.

Pero la dialéctica del cotidiano

me aterriza de un bombazo a la mediocridad,

cárcel e isla

observado y observador

siniestra y libertaria  condición.

A veces soy yo

y el anonimato y la desinformación morfina en mi anestesia…

otras me veo los hilos…

Todavía me queda grande el traje de mediador.

Marioneta o no las patadas y el aliento son míos,

el calor de mi cuerpo, los mareos

y la risa también.

Una luz en el escepticismo crónico

que de tan esclarecedora no me deja ver.

Foto de NeptuniaMoon
Pueden ver más fotografías en https://www.instagram.com/neptuniamoon/

Artículos relacionados

Comente