Portada OcioArte Covid 19, Womad y las Tres Hermanas

Covid 19, Womad y las Tres Hermanas

Brais Goyanes

Parece que fue ayer cuando, teniendo la libertad de poder salir de casa para realizar una de nuestra múltiples tareas semanales decidíamos dejarlas para otro momento y disfrutar de la soledad y la tranquilidad del hogar. Es a día de hoy, cuando después de dos semanas de encierro obligado, la soledad se ha hecho cada vez más agobiante y se torna en desesperación por volver a disfrutar de jaleos y multitudes que a menudo habríamos intentado evitar.

Mirando por un instante atrás en el tiempo, nos sentimos afortunados de haber disfrutado del que posiblemente pueda ser uno de los momentos más especiales de este año, sin olvidarme obviamente del día en que el gobierno levante la cuarentena y podamos volver a juntarnos con familia y amigos de nuevo.

Por segundo año consecutivo, la directora del festival se volvía a encontrar con el dilema de la cancelación o de seguir hacia delante. En 2019, el terrible atentado de las mezquitas en Christchurch hizo tambalear su comienzo y este año el coronavirus amenazaba con ello. Durante ese fin de semana se cancelaban varios eventos similares alrededor del país, algunos de gran importancia y afluencia de gente; como el Pacifica de Auckland.

La decisión fue tomada y medidas extras para minimizar la posible transmisión del virus fueron implementadas. A pesar de todo, tanto las conmemoraciones del atentado en Christchurch como el Womad no se cancelaban. Recibimos la noticia con gran alegría y también cautela pues sabíamos, tras el ejemplo de Italia y España, que el número de contagiados podría dispararse en el plazo de días y que eventos con gran número de gente son el lugar perfecto para la transmisión de la enfermedad.

El Womad se celebra todos los años en New Plymouth, capital de la región de Taranaki. Situada en la costa oeste a mitad de camino entre Wellington y Auckland, el trayecto en vehículo particular es de en torno a 5 horas. Taranaki es una de las zonas más bonitas de la isla norte y ofrece gran variedad de actividades y paisajes. Este año decidimos aprovechar para pasar la noche del viernes en el campamento gratuito de caravanas de las tres hermanas, situado a 45 minutos al norte de New Plymouth. Las tres hermanas y la roca elefante son formaciones rocosas a la izquierda de la desembocadura del rio Tongaporutu. Se accede a ellas desviándose de la «highway» 3 por la carretera Clifton. Una vez allí hay que caminar durante diez minutos desde el aparcamiento y solamente se puede acceder a ellas durante la marea baja, pues la marea alta corta el acceso a la desembocadura. Es una caminata fácil que sigue el curso del río hasta la playa donde están las esculturas rocosas. Era la primera vez que las visitaba, a pesar de haberlas cruzado en numerosas ocasiones, y me dio la impresión que son tan espectaculares o más que las de Hahei en Coromandel, pero con un 90% menos de gente. En el aparcamiento hay un pequeño café donde poder relajarse con un refresco, una hamburguesa y disfrutar de las vistas del río. El aparcamiento tiene unos baños públicos y el campamento se encuentra allí mismo, con un posicionamiento extraordinario para observar la puesta de sol.

Womad, creado hace más de 40 años y celebrado en ya 27 países cuyo enfoque principal es la promoción de la música, el arte y la danza. Todos los años, durante un fin de semana, artistas de todos los continentes llegan a Taranaki para contagiar, este año a alrededor de 51.000 personas, con la energía de sus sonidos. El festival se estructura de manera algo distinta a otros festivales y la mayoría de las bandas y artistas tocan dos veces en días y escenarios distintos, lo que permite al público no perderse casi ninguna de las actuaciones. Pero el Womad no es solamente un festival de música sino que ofrece una gama diversa de actividades y espacios dirigidos a toda familia

El parque Brooklands se encuentra en el centro de la ciudad y es de muy fácil acceso si deciden hospedarse en el área de New Plymouth pues consta de un aparcamiento amplio. Con la entrada al festival también se puede tener acceso a la zona de acampada, que se localiza en pleno hipódromo. La zona de acampada se divide en tiendas, caravanas y la zona de tipis, esta última preparada por la organización. El festival comienza el viernes por la tarde con la ceremonia de inauguración y se alarga hasta el domingo por la noche. Este año, el que iba a ser cabeza de cartel y actuación estrella de la primera noche, Ziggy Marley, tuvo que cancelar su asistencia por motivos personales. Fue substituido por los artistas locales Shapeshifter, conocidos por su frenético directo de «drum n bass». Las buenas noticias fueron que Ziggy, en el mensaje oficial para la cancelación de su actuación, prometió resarcirse para el 2021.

El cartel de este año no contó con ningún artista español como en otras ediciones, sin embargo si tuvieron presencia dos grupos de origen hispano. Flor de Toloache, un trío de mujeres de origen Mexicano establecidas en Nueva York y ganadoras de un Grammy latino por su atrevido y progresivo acercamiento a la música mariachi y Orquesta Akokán, «big band» the mambo cubano liderada por el cantante Pepito Gómez, la cual hizo sudar y bailar a gran parte del público. Otras de las actuaciones que más gustaron y sorprendieron fueron las de Ifriquiyya Electrique, Blind Boys of Alabama, Ezra Collective, Minyo Crusaders y  Marina Satti. Los mensajes de las bandas fueron especialmente emotivos y muchas de ellas recordaron a los asistentes que todas sus actuaciones habían sido canceladas para lo que quedaba de año. Algo muy triste pero que hizo cada concierto algo único y lleno de emoción.

Aparte de la excelente música y del clima soleado que acompañó durante todo el fin de semana, hubo un gran número de eventos paralelos a los conciertos que hacen que el Womad sea un festival tan especial. En ellos también colaboran las bandas y van desde cursos de cocina hasta talleres de música y clases de danza, malabares o percusión. Además este año hubo un escenario exclusivo para escritores y monologuistas y otro llamado «Steam Lab», dedicado a avances en ciencia y tecnología. El programa para niños, que goza de un  área propia dentro del recinto del festival tuvo su propio programa paralelo cargado de actividades y que se culmina con el desfile que da for finalizado el festival . En él, después de haber trabajado gran parte del fin de semana, los más pequeños recorren el escenario central acompañados por sus padres y alguna de las bandas. Un pasacalles lleno de color, disfraces y música liderado por el león, símbolo del Womad. Y por último, ideales para reponer fuerzas y actualizar el fondo de armario, las tiendas de artesanía y el mercado de comida ofrecen productos locales y deliciosa comida de orígenes diversos para no perderse.

Uno de los lugares que más nos gusta y que solemos visitar durante el fin de semana en Womad, es «Meeting of the Waters». A solamente 5 minutos en coche del festival, es un lugar perfecto para bañarse y darse una «ducha» por la mañana antes de que comience el día de conciertos. Además, es también ideal para ir a hacer un picnic, pasear y observar las aves locales. Hay una ruta de treinta minutos desde el aparcamiento muy fácil y bonita. 


Taranaki ofrece un montón de actividades, lugares que visitar y uno de los festivales más singulares del verano que recomiendo no se pierdan para el 2021.

Kia Kaha!

Artículos relacionados

Comente