Portada SociedadSalud y Bienestar Nueva Zelanda legaliza el aborto

Nueva Zelanda legaliza el aborto

Javier Yebenes

Nueva Zelanda ha legalizado el aborto eliminando la práctica de la Ley de Delitos (Crimes Act) y liberalizando el acceso a los servicios de aborto. La votación final sobre el proyecto de ley pasó por 68 votos a favor a 51 en contra y ahora se dirigirá al Gobernador General para la aceptación real antes de convertirse en ley.

Primera Ministra Jacinda Ardern durante la votación de la ley de aborto en Nueva Zelanda

Primera Ministra Jacinda Ardern durante la votación de la ley de aborto en Nueva Zelanda

La nueva ley liberaliza las reglas del aborto, tratando la práctica como un asunto de salud en lugar de penal. Las mujeres ahora podrán acceder a los abortos supervisados por un profesional de la salud en las primeras 20 semanas de embarazo. Después de 20 semanas, las mujeres que lo deseen aún podrán acceder a los abortos, pero solo después de demostrar a dos profesionales de la salud que un aborto es «clínicamente apropiado», con respecto a su salud y bienestar físico y mental.

Si bien el aborto actualmente se encuentra en la Ley de Delitos, los mismos todavía se llevan a cabo explotando una escapatoria. Pero los críticos habían argumentado que ésto no reflejaba la mejor práctica médica, retrasando el procedimiento innecesariamente al obligar a las personas a obtener la aprobación de dos médicos antes de que se les permita un aborto, sin importar la duración del período o el motivo.

Jan Logie, representante del Partido Verde en el Parlamento, señaló que el mayor cambio que produciría la ley actual sería permitir que los abortos que probablemente sucedan de todos modos, se realicen de acuerdo con las mejores prácticas médicas. «Los abortos que suceden de todos modos sucederán antes y en mejores condiciones», dijo Logie.

Los profesionales de la salud y los organismos profesionales fueron «casi unánimes» en su apoyo a una ley que quería eliminar cualquier prueba legal antes de abortar. Sin embargo, los políticos optaron por una opción de compromiso, sin una prueba legal antes de las 20 semanas, pero con una justificación médica después de ese momento.

Aunque el proyecto de ley era un proyecto de ley del Gobierno, se trató como un voto de conciencia, lo que significa que los parlamentarios no votaron de acuerdo con las líneas del partido.

La lectura final del proyecto de ley estuvo marcada por varios discursos emocionales. Kieran McAnulty de Labour le dijo a la Cámara que había sido adoptado.

kieran mcanulty dió un emocional discurso durante la votación de la ley del aborto

Kieran McAnulty dió un emocional discurso durante la votación de la ley del aborto

«Si fuera concebido hoy, probablemente sería abortado», dijo, y dijo que su historia personal y su fe católica significaban que muchos asumirían que estaba en contra de la ley.

Pero, sin embargo, votó a favor. «¿Quién soy yo para transmitir mis puntos de vista personales y mis circunstancias a una mujer?» dijo McAnulty.

Sin embargo, algunos de los representantes de la cámara mostraron su desacuerdo con la aprobación de la ley. La diputada nacional Agnes Loheni dijo que el proyecto de ley era «un ataque contra nuestra propia humanidad».

Ella dijo que la legislación no era una buena ley.»¿Quiénes somos y a dónde nos dirigimos como sociedad si permitimos leyes que atacan nuestro instinto más sagrado hacia hijos nonatos?

Finalmente, el ministro de justicia, Andrew Little, dijo que el tema estaba «atenuado con puntos de vista muy profundos con grandes pasiones» y que el público y los miembros de todos los lados de la Cámara, algunos a los que consideraba amigos, tenían opiniones muy arraigadas.

Ministro de Justicia de Nueva Zelanda Andrew Little hable sobre ley del aborto

Ministro de Justicia de Nueva Zelanda Andrew Little hable sobre ley del aborto – Foto del Otago Daily Times

Little dijo que respetaba los puntos de vista de todos y estaba agradecido de que «el debate se haya llevado a cabo en gran medida de manera respetuosa y creo que muy reflexivamente».

«Creo que debemos respetar el hecho de que cuando las mujeres están en condiciones de tomar esa decisión en ese momento del embarazo, es realmente un momento muy angustiante».

Little dijo además que el proyecto de ley trasladó las leyes de Nueva Zelanda al siglo XXI para reflejar las opiniones modernas.

Artículos relacionados

Comente