Portada SociedadEntrevistas Cecilia Lara: De gerenta de RRHH en México a emprendedora en Auckland.

Cecilia Lara: De gerenta de RRHH en México a emprendedora en Auckland.

Ashelen Tejerina

¿Quién es Cecilia Lara? Creadora del canal de YouTube LatinKiwi, fundadora del NPH Latin American Market y dueña del restaurante Besos Latinos, es una mexicana que llegó a Nueva Zelanda con una visa temporal y con un inglés que estaba muy lejos de ser el que ella creía. Trabajó como mesera y housekeeper, realizó ventas en la carpa de souvenirs del Cirque du Soleil y quiso llorar casi todo su primer año en el país.

Hoy es una importante referencia para la comunidad latina de Nueva Zelanda gracias a su popular canal de YouTube y es organizadora del NPH Latin Market que ayuda a recaudar fondos para los niños más necesitados de Hispanoamérica. Recientemente abrió su segundo restaurante en Auckland, Besos Latinos Ceviche Bar. Les compartimos otra historia que nos lleva a entender que, como siempre, el esfuerzo es la clave del éxito.

Cecilia en Besos Latinos. Foto crédito: Nicolás Araujo.

Cecilia, ¿cómo llegas a Nueva Zelanda y a qué te dedicabas en México?

Llegué en el 2009 con una Work and Holiday Visa, con Luis Cabrera, mi pareja y socio en Besos Latinos. La idea en mi caso era venir solamente un año a estudiar inglés y después regresar a casa. La idea no fue mía, sino de él que me dijo que nos vayamos a probar suerte. Pero me costó mucho trabajo dar el paso, ya que tenía seguridad económica y profesional, era independiente y tenía mis comodidades. En México era gerenta de RR.HH. del Banco Santander. Pensá que no tenía 20 años cuando largué todo y me fui. A los 20 no tenés nada que perder, cerca de los 30, sí. Mi realidad también era que ayudaba a mi mamá. Fue duro para mí dejarla sola, ahí entró en juego la culpa. Por suerte para ella fue todo lo contrario, me dijo vete, prueba, hazlo. Me alentó a hacerlo.

¿Sentiste el choque cultural cuando llegaste a esta burbuja que es Nueva Zelanda?

Sí, fue un gran golpe cultural. Imagínate que pasé de vivir en una ciudad super grande a una city que para mí era del tamaño de mi vecindario. Hace 10 años salías a la calle y no encontrabas a nadie después de las 5 pm. los cines vacíos, las tiendas que hay ahora ni por asomo. Y lo peor de todo era que no tenía amigos. Luis llegó primero y yo un mes después. En ese mes él consiguió trabajo fulltime, casi ni nos veíamos. Yo estaba sola en el departamento. Antes del tercer mes le dije que ésto no era para mí, que no me estaba divirtiendo, no la estaba pasando bien y que me iba a regresar. Me desesperaba notar que todos conversaban en inglés y yo quedaba afuera y me empecé a deprimir. Y ahí fue mi primera autocachetada, porque tuve varias (risas). Me dije a mi misma que no había venido a la otra parte del mundo para estar mal o triste.

Cecilia y su marido, el chef Luis Cabrera.

Decís que te costaba el tema del inglés, ¿viniste acá sin saber el idioma?

Creía que mi nivel de inglés era intermedio pero claramente no lo era. Fue un golpe duro para mi ego. Cuando me di cuenta que ni siquiera podía encontrar un trabajo de limpieza o en una tienda de ropa me agarró una frustración enorme. Recuerdo que vi un anuncio de un restaurante nuevo que iba a abrir y me mandé. Me memorizaba las respuestas para la entrevista, tenia mi speech armado. Me pusieron como ayudante del barman.. ¡el día de la inauguración! Estaba en la barra, rodeada de vinos que nunca había visto y veo llegar una bola de gente, todos muy tops, que me pedían tragos y bebidas que no tenía idea qué eran. Toda la noche estuve a punto de llorar, todos se me quedaban mirando, me sentía una estúpida. Recuerdo que le dije al barman que no podía quedarme ahí y salí y empecé a recoger los vasos, limpiar y demás. Ahí estuve un mes y renuncié.

¿A qué te dedicaste cuando dejaste ese empleo?

Después de eso me puse a buscar trabajo de housekeeper porque ahí sabía que no tenía que hablar con nadie, solamente tenía que ir y limpiar. Encontré en el Hotel DeBrett, pero llega un momento en el que el cuerpo te pasa factura: como te dije antes, no llegué con 20 años en donde te animas a hacer cualquier cosa. Había días que tenía que hacer 7 cuartos sola. Recuerdo que tenía las manos que no me daban más de hacer las camas, porque me raspaba entre el colchón y la madera del soporte. Me ardían, me las pelé todas. Me dolía la espalda de estar tanto agachada. El trabajo de housekeeper es duro y difícil. Todos los días me preguntaba qué era lo que estaba haciendo.

A todo esto, vos estabas en una relación, por suerte no estabas sola. Considerás que eso fue un punto a favor o quizás también era motivo de roces ya que él estaba en su mejor momento: tenía un buen trabajo, estaba creciendo profesionalmente, tenía amigos..

Nos llevábamos bien pero sí, había choques porque a él le estaba yendo muy bien, estaba evaluando posibilidades de chef y yo limpiando, con las manos rotas, lumbalgia. Me sentía una carga, si bien estábamos juntos, era complicado. Recuerdo que nos juntábamos con sus amigos y como mi inglés no era bueno, yo no podía participar. Pero ahí fue cuando asumí que esta era mi decisión. ¡Otra autocachetada! Empecé a ser consciente que él estaba haciendo su parte y la estaba haciendo muy bien, la que no la estaba haciendo era yo.

Cecilia y Luis en la inauguración de Besos Latinos Ceviche Bar.

LA ACTITUD Y LOS VÍNCULOS SON LA CLAVE: CAMBIAR LA FORMA DE PENSAR Y DE RELACIONARSE.

¿Cómo hiciste para cambiar de actitud? ¿Qué recursos utilizaste?

En mis ratos libres iba a la biblioteca, agarraba cualquier revista que me llamara la atención, de arquitectura, de decoración, hasta de chismes, algo que me mantuviese entretenida, y entonces me sentaba y me ponía a leer en voz alta. No leía libros porque me aburrían (risas). Y otra cosa que hice fue dejar de quejarme de todo: iba al hotel y me decía «Mirá, Ceci, ahora sabés hacer camas como una profesional.» Y así fui haciendo cada vez más amistades y me relajé también.

Varias veces mencionaste el tema de las amistades, ¿creés que los vínculos son una de las cosas más importantes a la hora de estar viviendo en otro país?

Sí, muy. Para mí la oportunidad de revertir esa situación fue cuando trabajé para el Cirque du Soleil. Ahí lo que hacía era estar en las carpas, acomodando personas o en la tienda de souvenirs. Fue en ese trabajo en donde empecé a hacer amistades ya que conocí a muchos argentinos, chilenos, brasileros, ingleses. Todos con WHV que estaban pasando las mismas cosas que yo. Ahí me di cuenta que no era la única que la estaba remando, que la estaba pasando mal, que no entendía el idioma, que me sentía fuera de lugar. Fue entonces cuando entendí por donde iba esta aventura de trabajar y vivir en este país y empecé a disfrutar de la oportunidad que tenía y no ver todo tan dramático. Después de ésto, encontré trabajo en un restaurante italiano en Elliot Stables. Ahí comenzó mi carrera en Hospitality.

Contanos un poco acerca del mercado latino del que sos una de sus fundadoras. ¿En qué consiste? ¿Qué hacen con el dinero que recaudan?

El Latin American Market, como bien su nombre en inglés lo indica, es un mercado de latinoamericanos que todos los años impulso para que nos juntemos y entre todos podamos enseñarle al kiwi nuestros productos y labores. Es útil para todos los latinos haciendo negocios y entretenimientos. Lo más lindo es que todo lo que se recauda se dona a NPH Nueva Zelanda y así todos terminamos cooperamos para lograr que se siga mandando dinero a nuestros niños en latinoamérica y aparte seamos una expo de trabajadores latinos.

Cecilia en el NPH Latin Market – Mercadito con corazón. Foto crédito: Facebook.

LOS INICIOS DE LATIN KIWI, EL PORTAL DEDICADO A AYUDAR A LOS HISPANOHABLANTES.

Además de tu trabajo como madre, tus dos restaurantes y el mercado latino, también te hacés tiempo para armar videos y brindar ayuda a los latinos que están o que tienen en mente venir a Nueva Zelanda. ¿Cómo se te ocurrió ésto y por qué decidiste hacerlo?

Mirá, quise hacer Latin Kiwi desde el momento en que empecé a entender como había que hacer las cosas en este país, después de haber visto la cantidad de errores que cometí y todo lo que pasé para llegar a donde estoy. Estaba tan desesperada que lo quise arrancar en mi primer año pero me di cuenta que mi inglés no me daba, porque en un principio mi idea no era sólo para latinos, sino que quería algo global. No quería perder lo que hacia en México que era capacitación y desarrollo. Entonces me puse a hacer reuniones en mis breaks del Elliot Stables, estaba abierto a todo aquel que quisiera venir y recibir y compartir consejos: desde abrir una cuenta en el banco, pasar por los trámites del IRD hasta las propias experiencias. Seguí con esto hasta que quedé embarazada

¿Y cómo retomas y armás tu canal de YouTube, que hoy por hoy cuenta con más de 5 mil suscriptores?

Me acuerdo que un día un conocido me escribió para pedirme consejos porque quería emigrar. Como sabrás latinoámerica siempre está en alguna que otra crisis. Entonces ahí estaba yo, escribiendo a lo loca dando consejos a mis amigos hasta que un día me cansé de escribir he hice un video y se fue viralizando. (Risas) Y así comenzó todo eso de abrirme un canal y empezar a subir contenido para que los que quisieran pudieran verlo e informarse. En los videos que hago doy consejos, mi punto de vista, mi experiencia. La gente me manda mails, me viene a buscar al restaurante. Yo no me siento una youtuber pero estoy cerca (risas). Lo hago en mis ratos libres. ¡Hasta hago videos en vivo los jueves! Porque ya no tengo tiempo para ponerme a editar con dos hijos, dos restaurantes, el mercado. Imaginate. Pero lo hago porque es una manera hermosa de ayudar a los latinos.

Cecilia Lara, dueña de Besos Latinos. Foto crédito: Instagram.

________________________________________________________________________________________________________________________________

 •  Recuerden que pueden verla en su canal de YouTube –> Latin Kiwi.
 •  Leerla en nuestro portal –> Latidos Magazine
 •  Degustar las creaciones de Luis Cabrera –> Besos Latinos y Besos Latinos Ceviche Bar.

Artículos relacionados

1 Comentar

Besos Latinos Ceviche Bar: Una nueva opción gastronómica. 05/02/2020 - 12:59

[…] Si disfrutan del dulce, la selección de postres del restaurante es tan rica como colorida, y no olviden las tradiciones, continúen la noche con un tequila Patrón edición especial.Nada más que decir que invitarlos a descubrir esta excelente apuesta gastronómica y visual; Besos Latinos Ceviche Bar.______________________________________________________________________________________________________________________________Si quieren saber un poco más sobre la historia de Cecilia acá les compartimos la entrevista que hicimos con ella en el mes de diciembre → Cecilia Lara: De gerenta de RRHH en México a emprendedora en Auckland. […]

Comente